viernes, enero 22

Nuevas motivaciones.


Para los que no saben, estudio psicología.

Para los que no saben, adoro bailar, y siempre he dicho que no estudie danza por gorda, o que estudio psicología por gorda, es lo mismo.

Hace unos años en la biblio de la primera universidad en la que estuve, me encontré un libro con una palabra que para mí fue MAGIA en ese momento:

Psicodanza.

Yo dije: no, estás bromeando, no puede ser que las dos cosas que más amo en la vida puedan combinarse.

Así es.
En realidad en ese momento no me puse a leer demasiado (y la verdad es que en mi escuela no había mucho qué leer al respecto) pero poco después en una materia con niños con deficiencia mental me tocó dar un "taller de psicoballet". Fue malísima experiencia porque yo iba en tercer semestre, no sabía nada de niños y mucho menos de niños enfermos. La maestra con la que daba el taller jamás había bailado, y se había aprendido algunos pasos de ballet en youtube, me imagino. Me decepcioné un poco y hasta llegué a pensar que lo que yo creía que era la psicodanza no funcionaba, at all.

Pero nunca dejé de creer en las funciones curativas de la expresión artística, jamás podría, siendo que bailé tanto tiempo, siendo que siempre tomé clases de piano, de pintura, de teatro... algo siempre me dijo que yo había nacido para ser diferente, para ser artista, para salirme del paradigma científico (en el cual mi familia de investigadores me introdujo a huevo).

Así que cuando dije "voy a estudiar psicología" y me dijeron "la psicología es una ciencia" yo contesté: se van a la chingada, eso no es cierto.

Esa era mi única verdad, y la sigue siendo, en contra del pensamiento de la mayoría de los psicólogos que he conocido, a excepción de los psicoanalistas.

Pues cuál va siendo mi sorpresa que hoy llego a mi clase de "terapias alternativas" (yo creí que me iban a enseñar flores de Bach, Reiki y cosas en las que me cuesta trabajo creer) y no! había llegado a una clase de psicodanza.

Y ahora sí, a ver de qué se trata.

Nadie de mi carrera (excepto mis roomies) sabe que tuve, o no sé si aún tengo bulimia. Nadie sabe el proceso que he estado viviendo los últimos meses, creo que ni siquiera yo soy conciente de todos los cambios, de todo lo que implica olvidarse de los vómitos, los atracones y el odio hacia mí misma.

Nadie sabe que mi bulimia en gran parte se debió al odio que acumulé por tantos años, los años en los que bailar ballet era mi gran pasión y mi móvil de vida, los años en los que yo era la gorda que bailaba, el patético elefante con tutú rosa de Fantasía. Nadie sabe de los 13 años que pasé frente a un espejo todas las tardes, que me gritaba que jamás podría saltar así de alto, que jamás podría verme así de graciosa.

Pero amaba bailar, me rendía a un éxtasis, era más feliz que cualquier otra persona, era libre, me convertía en aire, en electricidad, en energía, eso tampoco lo saben mis colegas.

Y hoy en mi clase pude bailar como no lo hacía desde mis clases de ballet, hace 4 años. Mientras todas las niñas bonitas, flaquitas, hermosas de mis compañeras no podían moverse de la pena, yo me olvidé del mundo y BAILÉ.

Supongo que tuve que ser la gorda que bailaba para olvidarme de todos. Tuve que callar esos susurros que decían "mira a la gordita cómo baila", tuve que dejar de bailar para otros para poder sentirme así, divinamente en paz.

Soporté burlas, rechazo y ofensas en mis años de adolescente por querer transgredir las reglas de la fragilidad y la gracia. Y pagué las consecuencias también. Me odié los tres años que no bailé. Vomité los años que no bailé.
Ya no tenía quién me rechazara o me insultara (quien ha bailado ballet sabe qué tan hijas de puta son las misses), y entonces me insultaba yo.

Hoy ya no vomito, hoy bailé y hoy no me odio.

Mi primera tarea de la clase es hacer la historia de mi cuerpo.
La pondré también en este blog para que nunca se me olvide.

Es muy raro pero cuando pienso en mi cuerpo, inmediatamente pienso en mi gordura, en mi grasa acumulada. Pero mi cuerpo no es sólo eso, mi cuerpo soy yo. Soy mis manos, mis pies, mis cabellos, mis ojos y todo lo demás.
Me voy a dar en la madre con esta tarea.

Han sido demasiados años de odio hacia este cuerpo en el que vivo.
Que por cierto, está mal dicho porque yo no "vivo" en él, yo SOY junto con él, y sin mi cuerpo, NADA.

Así que, entre tantas otras cosas, la psicodanza se trata de QUERERSE.

Ahí está la Magia, yo leí esa palabra y me enamoré. Me odiaba, pero algo me gritaba que podía llegar a quererme de alguna manera.

Lo maravilloso del arte para mí está en eso. Una pintura, una obra de teatro, una coreografía, una canción te GRITAN cosas. A veces no sabes qué es, y tienen que pasar años para descubrirlo, pero estoy segura que te cambia la vida....
Les sigo contando luego.
Por cierto, llevo - 2 kilos en esta semana, así que hasta hoy cumplí mi meta de cumpleaños.
Pero debo vencer aún al monstruo del fin se semana familiar...

11 comentarios:

Beldd dijo...

olaa princesa, ke bien lo de la psicodanza, me encantaria saber mas sobre el temaa

besitoss
beld :)

eLena dijo...

Es que la música cura no? Yo estuve apoyando a una escuela para jovenes con discapacidad intelectual y es genial ver como en musicoterapia en verdad lograban avances que en meses de terapia "sóla" no obtenian.

Y bailar, que va! Yo he practicado hawaiano la mayor parte de mi vida, ahora lo tengo abandonado por la uni y mil cosas de ese tipo pero la danza es magia.

Me alegra mucho que hayas estado tan feliz hoy, que vallas bien con esto de la bulimia, que poco a poco salgas de toda esta mierda. Yo sigo.

Un beso. Ojala eso de la psicodanza valla bien.

Flynn dijo...

No sabes cuánto te entiendo... qué extraño, yo también estudié danzas y un día dejé porque era la más joven y no me gustaba cómo me trataban las otras más grandes (más complejos que he sumado)... Luego engordé y eso fue todo, pero una parte de mí se siente una imbécil por ese abandono.

En fin, si te hace bien dale mucha importancia, tal vez no sea tarde y sea una "terapia alternativa" para vos.

Besos!!

Rossie dijo...

Me he quedado pensando... Es cierto, si a mi mente llegan las palabras "mi cuerpo", salen a colación tantas connotaciones negativas... eso tan odiado, eso con lo cual vengo luchando desde siempre,(bah, conmigo misma la vdd) lo que sobra, lo que disgusta, el asco, las limitaciones.. Como si en realidad fuéramos un saco de XX kilos de defectos y errores de la naturaleza y del destino. Directamente he visto que nos definimos no como el conjunto de lo que hacemos bien y lo que no tanto, sino como lo horrible, lo defectuoso y fallado (según nosotras claro).
Totalmente convencida estoy del poder terapéutico del arte en todas sus variantes. Tuve una depresión mayor hace unos años y una d las cosas q contribuyó en sacarme adelante, fue estudiar arte. La escultura, el grabado, la pintura. Y me imagino que la danza, en la que el cuerpo se ve mucho más involucrado debe ser especialmente efectiva.
Bailaste? No has pensado en tomar clases ahora? Tal vez no de ballet, pero otro estilo? Pensalo... no te prives de revivir esas maravillas, ni de experimentar las nuevas.
Cuidate mucho, y gracias por tus comentarios, siempre me hacen reflexionar.

- carla - dijo...

Que bueno que lo que mas amas se pueda combinar de verdad!

Muchos besos

Patri S. dijo...

No se me hizo raro, antes de ver tu perfil leerte y luego saber lo que estudias y te gusta.

Soy -mejor dicho era- músico, violinista y como sabes, se mezcla de vez en cuando con el ballet... Tienes razón, las mujeres allí son unas desalmadas de mierda pero, tú "gorda" y todo lo que puedas sentir, hiciste más que ellas atreviendo a bailar.

Me ha agradado mucho como escribes y como sabes describirte. Me atrevo a pasar por aquí al leer parte de tu historia y ánimo que superar un tca, es otro camino -más- de la vida que nos toca recorrer pero que se puede llegar a la salida o a la tranquilidad, como sea!

Hay altos y bajos, pues en todos lados los hay, tú lo sabes, no lo olvides.

Que pases feliz fin y feliz cumpleaños.

Un beso, Patri S.

Anónimo dijo...

Hola!!!

Te conoci hace algun tiempo y descubri tu trasfondo aun sin conocerte mucho y hasta ahora lamento los comentarios que hice, sin saber... Siempre te he considerado una gran amiga... Y a partir de que partiste de donde te conoci he seguido el curso de tu vida, escritos, imagenes, leyendas... Todo revela una parte de ti, que yo, me he atrevido a inferir... Aun con el pasar del tiempo lo sigo haciendo, me encanta escuchar tu interior, me encanta ver que te has encontrado en tu devenir mujer... O en tu devenir, mujer, ambas aplican... Un saludo y un Feliz Cumpleaños!!! Se que sabras quien soy y de donde te conozco... Aun en la distancia seguire tu proceso, infiriendo las cosas y construyendote y de-construyendote!!! Cuidate mucho!!!

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Me encantó tu entrada. Creo que es muy importante hacer cosas que nos reconcilien con nuestro cuerpo. A mí los últimos años me han dicho que tengo cuerpo de bailarina y me arrepiento de nunca haber aprendido porque me daba una pena infinita moverme. Sin embargo la yoga ha hecho que me deshiniba, y al menos ya disfruto bailar aunque no sepa.

Randy dijo...

Y sí... la bulimia es odio
es la forma en que tu cuerpo literalmente vomita todo el odio que le metes hacia tí misma

Y sí... el arte es amor

¡Suerte con la tarea nena!
Se que lograrás plasmar la historia llena de odio y esperanza que has vivido todos estos años

Un beso!!!

Balta dijo...

Me haz hecho llorar, de verdad.

princesslys;* dijo...

Que lindo escribes de verdad qe siiii C:
BAILAR, pensar qe nadie mas existe
solo eres tuuu sintiendote de verdad
una princesa hermoosa; al ritmoo de
la musicaa con todos tus sentidos & tu
cuerpo qe en ese momento es tu medio
de expresioon es lo maximoo♥
me emociono! pero en finn GRACIASSS
x una entrada tan linda
besitos prinss :*